Hoy es el último día de mi vida. Mañana nazco de nuevo.

viernes, 23 de abril de 2010

¿Qué sigue después de la perfección?

Diez días sin colgar algo en este blog. Eso debe ser positivo. Quizá todo lo que he escrito recientemente ha sido bastante útil. Tal vez estoy en el camino hacia la perfección. ¿Perfección? ¿Existirá eso?

Creo que la perfección siempre debería ser nuestro objetivo, la perseverancia nuestro aliado y la certeza de buscar un imposible nuestra motivación para seguir intentándolo. Si no hubiese desafíos, ¿cuál sería el sentido de la vida? Y, ¿qué mejor desafío que la búsqueda de lo imposible? Seguramente no lo alcanzaremos. ¿Debería ser un secreto que el reto consiste en acercarnos tanto como sea posible?

Ahora bien, supongamos, nada más supongamos, que la perfección existe y por fin hemos logrado alcanzarla. ¿Qué sigue después? ¿Para qué estamos acá? ¿Acaso estamos?

Si no puedo responder a esas preguntas ahora, debe ser porque no he alcanzado la perfección. ¡Fantástico! Momento de celebración sublime. No soy perfecto, luego puedo seguir buscando la perfección. Mi vida tiene sentido, también la tuya, la de ella, la de él, la de todos.
© 2010 Ciudadano Universal

2 comentarios:

  1. Lo que me gusta es el viaje hacía, no llegar ni partir sino ese momento de estar de camino hacia algún sitio o hacía algo. Y creo que eso mismo ya es la perfección, perfecta imperfección o algo así.

    La arañita hiperactiva :)

    ResponderEliminar

Adoro los comentarios útiles y me encantan los que son inútiles. Deja uno según prefieras, por favor.